jueves, 2 de agosto de 2007

Ahora hay que girar por esta, no, por aquella

Queridos fans de los koalas cojos:
Siempre habia sufrido en silencio mi falta absoluta de sentido de la orientacion y me alegra saber que no estoy solo en el mundo. Dadme un barco para llevaros desde Barcelona a Menorca y apareceries en las islas Fidji, pero pedidle a mi compi que os acerque a un pub que esta a dos calles de vuestro albergue y contad con que conocereis los suburbios de toda la ciudad antes de encontrar tres horas depues un bareto en el que los suicidas se toman la ultima antes de decir adios a todo y el resto apuesta a las carerras de galgos. Ayer salimos a quemar la noche y cuatro horas despues de partir llevabamos un bocadillo, una cerveza y 57 kms de circunvalaciones. Nos conocemos Sydney como la palma de la mano de un fabricante de horchata de Kuala Lumpur.
El plan de hoy ha sido un desayuno tardio, un sablazo para cruzar un puente disfrazado de operario de Fecsa, cinco Pure Blondes (magnifica cerveza australiana) y un colocon que nos ha devuelto al hostal trazando eses. Si todo sale bien, manyana abandonaremos Sydney con direccion a Mackay, ciudad costera desde la que visitar playas de ensuenyo, previo paso a alquilar un 4x4 que nos lleve al desierto. Si nuestro radar sigue igual de fino acabaremos en Albacete o en el fondo del mar.
Por suerte, los mayores dramas que nos lleva procurados este viaje son una llaga en expansion, una toalla que no se seca, unos cordones a punto de romperse y la necesidad de encontrar un mingitorio cada doce minutos. Todo esto y dar con un iman para Monty a la altura de sus exigencias esteticas, claro. De no volver con el sabemos que nos va la vida. Mentiriamos si dijeramos que os echamos de menos, pero tambien si afirmaramos que la distancia es el olvido. Os llevamos dentro y estos post son la prueba. Veremos si, apartir de ahora, al abandonar la gran ciudad, podremos actualizarlos con la frecuencia que nos gustaria. Pensad que ahi afuera hay un continente monstruoso que debemos conquistar y no nos sobra el tiempo ni el dinero. Sed traviesos, malgastad, decid mas si que no, cortaos las unyas. Besos y abrazos a manta.

6 comentarios:

mjk dijo...

en el bar ese, entre los suicidas y los que apostaban a los galgos, ¿no había un sector de empleados y ex ídem de cypsa? yo me doy al bristol blue porque sydney cae lejos, que si no...

cama dijo...

¡Queremos más fotos con tamblas de surf!

Emily Kane dijo...

Y no hay foto vestidos con el mono de electricista?????

Susana dijo...

y de que os disfrazareis para viajar por el desierto en 4x4? parece que esteis en port aventura.. solo espero que no os quedeis allí dando vueltas totalmente desorientados..

Profesor Shorofsky dijo...

Uno, que había abandonado la costumbre de leer (me reconozco solo enganchado a las noticias basura de 20 minutos, y a la información amena y estupendamente maquetada del Qué Leer, toma ya), la ha recuperado con estos relatos de viajes que ni Hemingway ni Pérez-Reverte. Sí, sí, admito que mi primer comentario, con motivo de la foto de la tabla de surf, fue soez, sucio y solo fruto de esta mente calenturienta y mi envidia. Pobrecitos míos, con esa tabla, parecían los Minimoys o el final de El Increíble Hombre Menguante. Pero no quiero ni imaginar a un servidor, infintamente más patoso que estos dos cracks del balompié. A mí, la anécdota del bar que no acababa de encontrar pese a estar a escasos metros me pasó en San Sebastián, y todo por pasarme de listo buscando un atajo. En línea recta, en línea recta, Profe, me decía.
Bueno, como todos los seguidores de esta ruta de insospechado final pero apasionante desarrollo, también quiero más fotos, de ustedes, de señoritas y caballeros que hagan más excitante, edificante, intrigante e inolvidable, este periplo, y, claro, a su vuelta, prometo pedir el puesto de chico de los cafés en su oficina.
PD: Si pasan por un cine, vean Surf's Up. Estos pinguïnos sí saben surfear, aunque ustedes tienen mejores curvas bajo el neopreno. Seguro que más de una, y de uno, usa la foto de las tablas para excitarse. Chao, amigos, rezaremos por sus huesos, por si les da por imitar a Cocodrilo Dundee.

xavi dijo...

Cunyadete soy Xavi, ya veo que no perdéis el tiempo!!. Tened en cuenta que os que dan muchos días por delante y muchas aventuras que pasar. Al paso que vais la cirrosis hará acto de presencia antes de lo esperado...

Os iré siguiendo mientras sigo con mis obligaciones profesionales.

Por cierto en la foto de surfistas me recordáis a Esteso y Juan Pardo en Torremolinos...

un abrazo y a disfrutar